viernes, 8 de marzo de 2019

La igualdad en la clasificación y promoción profesionales a debate









En las últimas décadas, desde varias instituciones se viene fomentando e impulsando las aportaciones científicas en materia de igualdad como consecuencia de una voluntad de contribuir en el alcance de un horizonte más igualitario e inclusivo. Ese mismo propósito ha motivado a la Asociación Española de Derecho del Trabajo y Seguridad Social (AEDTSS) a convocar, un año más, el Premio “8 de Marzo. Igualdad de las Mujeres”. La temática giró, en esta ocasión, en torno a la “Promoción profesional de las mujeres”. Investigar sobre una cuestión como la que se propone desde la AEDTSS requiere una determinada cautela teniendo en cuenta la falta de una respuesta política y legislativa contundente en esta materia. Sin lugar a duda, la Ley 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, ha constituido un hito normativo, pero su suficiencia es puesta en tela de juicio por numerosos aspectos laborales que ponen de manifiesto la aún existente y persistente discriminación de la mujer. No podemos obviar que el sexo de las personas sigue siendo una de las razones de discriminación más extendida y generadora de la marginación de la mujer. Es necesario cambiar el rumbo de la actual tendencia encaminada a invisibilizar el trabajo femenino y a ubicarlo en el ámbito personal y en el interior del hogar.

La contribución científica presentada se ha titulado “Sobre las proyecciones convencionales de la igualdad en la clasificación y promoción profesional: luces y sombras” y ha tenido como objetivo enfatizar el importante papel de la negociación colectiva en la tarea de dotar de real contenido la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Los actores sociales asumen un importante protagonismo en la configuración de pautas justas en la delimitación de la clasificación profesional, lo cual tiene consecuencias directas en la diferenciación profesional y salarial. La feminización de algunas tareas supone una menor valoración retributiva en relación con las tareas de nivel similar realizadas por varones, todo lo anterior como consecuencia del empleo predominante de estándares valorativos masculinos. Las desigualdades laborales por razón de género han de incluir, en sus variadas facetas, las discriminaciones fundadas en la clasificación y promoción profesional porque representan unos de los motivos subyacentes de la situación de inferioridad laboral de las mujeres.

Para la consecución de una sociedad igualitaria, un requisito nuclear viene constituido por la persistencia en las reivindicaciones encaminadas a conseguir niveles reales y efectivos de igualdad. Un avance igualitario requiere necesariamente un cambio en el acantonamiento funcional, en las descripciones de tareas o funciones, en las denominaciones de los puestos de trabajo y en el uso sexista del lenguaje que puede crear secciones o estratos laborales ficticios. La Ley Orgánica de Igualdad y el Estatuto de los Trabajadores representan un destacado punto de arranque para la elaboración de los convenios colectivos y la misma ley orgánica efectúa una llamada a la negociación colectiva para que profundice en la igualdad propiciando la contemplación de acciones positivas. De este modo, la investigación se ha centrado en realizar un recorrido por los diferentes contenidos de los convenios colectivos, y la observación de estos ha permitido concluir que el progreso en materia de igualdad requiere una regulación concisa de las diferentes vertientes que afectan a los sistemas de clasificación profesional. El carácter genérico con el que se ordena la igualdad impide su efectiva garantía.

Respecto a la promoción profesional, se ha seguido la misma táctica investigativa. Tras una mirada en las elaboraciones convencionales de los actores sociales, se ha constatado que este aspecto tampoco recibe un tratamiento adecuado en clave de género en la negociación colectiva. La síntesis de convenios colectivos que se realiza en la investigación referida muestra la insuficiencia de las clausulas meramente declarativas en la lucha de la igualdad de las mujeres en el mundo laboral. El trabajo femenino encuentra diferentes impedimentos para acceder a categorías profesionales superiores, pese a contar las mujeres con una formación suficiente para ocupar esos puestos. Entre esos impedimentos destacan los metafóricamente llamados “techo de cristal” y “suelo pegajoso”.

Entre las conclusiones que se han podido extraer del estudio del tratamiento de la clasificación y promoción profesional, destaca el carácter genérico y poco incisivo de las distintas formulaciones convencionales lo que impide afirmar la existencia de un relevante avance en la materia. Hay que destacar también el debilitamiento normativo en materia de igualdad fomentado por las sucesivas reformas laborales adoptadas que bajo el pretexto de la crisis económica han posibilitado la flexibilidad unilateral del empresario. Al margen de todos los retrocesos normativos a los que hemos asistido estos últimos tiempos, es de obligada mención la aprobación del Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Sus efectos y consecuencias serán objeto de posteriores comentarios en este mismo espacio.

Todas las consideraciones previas vienen recogidas de manera más amplia en el artículo cuyo titulo se ha citado y han recibido el reconocimiento de la AEDTSS. Lejos de pretender ningún galardón, su elaboración viene impulsada por un deseo de alzar la voz y reivindicar un mundo laboral igualitario. Aún existe un amplio colectivo de mujeres que permanecen detrás de un telón que les hace invisibles y es responsabilidad de la entera sociedad construir un escenario que permita la inclusión, la ciudadanía y justicia social.


2 comentarios:

  1. Bienvenida a la blogosfera de los iuslaboralistas. ¿El blog será renovado con asiduidad o de forma más espaciada? ¿Será fundamentalmente de temática jurídica o incorporará otros elementos y reflexiones? Sería buena una exposición de motivos que presentara en sociedad este delicado juguete :)
    Enhorabuena en todo caso y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la bienvenida. Creo que hubiese estado bien una declaración de intenciones, pero normalmente suelen estar hechas para no ser cumplidas. El blog está contemplado como un espacio libre donde poder volcar mis humildes pareceres. La temática pretende ser jurídica aunque puede ser que, de vez en cuando, plasme la reseña de la lectura de algún libro. Emplearé mucha cautela y pensaré en una exposición de motivos. Gracias

      Eliminar